martes, 21 de agosto de 2012

historia de amor: desglose por indicadores. XXI. Feng shui en el puesto de trabajo. La función del cactus


21 Febrero 2013, Jueves 23:48

Raquel tiene mañana la presentación de un proyecto. De su nuevo cargo le satisface mucho más la gestión que este tipo de compromisos en los que debe aparecer en público, especialmente si ha de enfrentarse a una audiencia numerosa. Aún no ha conseguido hacerse del todo con los mandos de cada una de las responsabilidades que debe manejar, y no las tiene todas consigo con respecto a estar haciendo el papel que se esperaba de ella.
Suena el móvil. Álvaro le llama para darle el beso de buenas noches. Lo mira sin moverse. Ya había pensado en este momento, y ahora lo ve con claridad. En la última semana dos de esas llamadas no han acabado bien. Y sólo han pasado separados cuatro noches. No puede permitirse el riesgo. Si la conversación se prolongara, si un cambio de ánimo afectara a su concentración… Son llamadas peligrosas.
Toma el teléfono y escribe “ya estoy dormida, mi amor. Perdona que no te haya avisado. Me he acostado prontísimo porque tengo la presentación y quiero estar fresca. Hablamos mañana. Te quiero mucho. Que descanses. Quiéreme. Un beso enorme.” Lo envía y vuelve a dejar el móvil. Instantes después su vibración alerta de la recepción de un mensaje. Lo abre y lee: “Ok.”
Devuelve el móvil a la mesa y continúa con su trabajo. El presupuesto de fotografía es el punto débil del conjunto. Se está vendiendo un resultado virtual con una espectacular iluminación a precio estándar, para el que se ha diseñado una solución imaginativa pero muy arriesgada. Si no funciona habrá que resolverla con todo el despliegue de medios, y eso significará un gasto mucho mayor que el cliente no aceptará si cree que puede darse el caso. Es necesario transmitir confianza respecto a ese recurso. Confianza y tranquilidad. Calma, tranquilidad, confianza… Serenidad. “Ok.” Y nada más. Álvaro está enfadado. Seguro. Y el punto al final, dejando claro que ahora es él quien va a ocultarse.

No hay comentarios: