lunes, 11 de abril de 2016

mitos del amor. 6_5. mito de la INDIVIDUALIDAD

Cada persona es diferente y, por lo tanto, cada relación es diferente. No hay clasificación ni catalogación posible entre ellas ni, por consiguiente, fundamento para jerarquía alguna.

Al decantarse por lo particular frente a lo general, el mito de la individualidad no sólo expropia de la facultad de conocer las relaciones (pues éstas dejan de ser “etiquetables”, etiqueta en sí misma con la que se condenan sin excepción todas las herramientas del conocimiento) sino de la de sustituir la cultura binaria por la comunitaria.

Presente en toda la ideología del amor, es el centro y mito fundacional de la anarquía relacional. Su función es adaptar la exaltación del amor a la crítica a la posesividad patrocapitalista, que el poliamor perpetúa con sus pactos y jerarquías y que la AR amenaza. Salvado el amor (la AR es abiertamente proamorosa) el gamos puede, como poco, ser optimista.

volver a la LISTA DE MITOS DEL AMOR.

mitos del amor. 6_4. mito del AMOR COMO RECURSO INAGOTABLE

Surgido para dar respaldo al pensamiento poliamoroso y para combatir la cultura de los celos que la monogamia inocula de manera todavía universal, este mito menor trata al amor según formulaciones paracientíficas, orientalistas y, de nuevo, idealizantes, aplicando la regla arbitraria de que el amor genera siempre más amor. 

Como se ve, se trata de la mezcla explosiva de los mitos 3 y 5, llevada a sus últimas consecuencias: El amor es el bien y es un conjunto indisociable de afecto y sexo; por ello el número de parejas debe maximizarse, pasando por encima incluso de la regla monógama, pues no hay justificación posible a los limites del amor. La prueba que lo sostiene es el descubrimiento de que la monogamia no es una imposición afectiva sino ideológica. Su falacia se formula así: Dado que no hay razón para tener sólo una pareja, puedo tener infinitas parejas.

Su función es convertir al amor en la idea central del movimiento poliamoroso y de relaciones abiertas, como lo ha sido de la monogamia en todas sus formas recientes.

volver a la LISTA DE MITOS DEL AMOR.

mitos del amor. 6_3. mito de la IGUALDAD SUBJETIVA

El amor se produce entre dos personas iguales o complementarias, y es igual para ambas personas. No importa la clase social, la edad o la cultura. Lo que importa son las opiniones (clase social), los objetivos personales (edad) o las aficiones (cultura).
El amor se experimenta, además, del mismo modo, con la misma intensidad y definición en ambas personas. Esta identidad en la experiencia se contrasta (se obtiene, en realidad) mediante el intercambio de valoraciones sobre el sentimiento de cada individuo, generando un bucle ascendente que culmina en el encuentro en la cumbre: Ambas personas se aman el máximo posible y conocido para ellas.
Las relaciones entre diferentes, o entre niveles de atracción diferentes, no están abocadas al fracaso, sino que constituyen fracasos, ya que no cumplen con esta prueba del algodón del amor verdadero y serán la consecuencia lógica de taras y complejos.

Actualización del mito de la media naranja en combinación con el del matrimonio, su objetivo es adaptar la obligación de formar pareja reproductiva al reconocimiento de la conquista progresiva de la igualdad entre mujeres y hombres. Negación de todo el pasado histórico del amor (contraria,  por lo tanto, al mito principal de la sustancialidad del amor). El amor sería, paradójicamente, un fenómeno sociocultural de absoluto nuevo cuño, sin precedentes, y por lo tanto sin referencias intelectuales ni empíricas. El amor llevaría a todo un nuevo sistema relacional cuando conduce, precisamente, al viejo.

volver a la LISTA DE MITOS DEL AMOR.

mitos del amor. 6_2. mito del AMOR DISTRIBUTIVO

Hay amor para todxs y todo el mundo puede encontrar el amor.

La función de las herramientas generadoras de movimiento amoroso (apps de contactos, eventos de citas, agencias matrimoniales, etc) es generar combinaciones para aumentar la probabilidad de que cada persona encuentre a la o las que le corresponden como pareja. La razón por la que algunas personas no tienen pareja es que la suerte les ha dado la espalda en esta combinatoria.

Derivado del mito de la media naranja (produciendo a veces el de las 300, 700 o 1000 medias naranjas), y de los mitos motivacionales (omnipotencia y libre albedrío) pero no tratado en su crítica. El objetivo es que la oposición al amor no se personalice nunca: Toda persona desencantada del amor debe ser juzgada como carente de perseverancia o de fe. La formulación más insultante es: “No te preocupes por no conseguir pareja, el día en que la encuentres será amor verdadero”.

Derivado también del mito del amor como fin supremo y del amor como bien al enfrentar a ambos a la teoría de la lucha de clases. El amor es el objetivo para todxs y, dado que es bueno en todo, es imposible que perpetúe la desigualdad mediante una distribución desequilibrada de sus recursos. ¿Cómo resuelve este reto? Con la fe en la combinatoria-lotería-tesoro oculto. “No hay nadie adecuadx para formar pareja conmigo” es una blasfemia y se vuelve inmediatamente contra quien lo pronuncia: “No eres adecuadx para formar pareja con nadie. Seas como seas, debes cambiar”.

Para que la ideología del amor no se desprestigie al revelar su carácter clasista es necesario seguir creyendo en el cuento del amor platónico consumable, es decir, el de formar gamos con una persona socialmente valorada como superior (Pretty Woman, Notting Hill). No menos necesario es invisibilizar a la masa desheredada del amor, auténtica clase social mayoritaria, sustituyendo su falta definitiva de amor por un supuesto retraso en la llegada de su lote, que deben seguir esperando con paciencia (se procurará transformar esta paciencia, por supuesto, en una búsqueda activa con todos los recursos disponibles).

volver a la LISTA DE MITOS DEL AMOR.

mitos del amor. 6_1. mito de la DISTINCIÓN ENTRE AMOR Y ENAMORMIENTO o del AMOR COMO TRABAJO

Formulado exitosamente por Erich Fromm (aquí una crítica al texto) en su “arte de amar” y de plena vigencia hoy día, el amor deja de ser un estado de felicidad para convertirse en una actividad de sacrificio cuyo premio es escapar a la soledad (lo que Fromm llama “separatidad”), tara consustancial a la condición humana y fuente de toda angustia.

Subyace al mito romántico de la media naranja y la pareja, cuyas críticas acaban con la demonización de la falta de pareja, pero conservan la exaltación del trabajo como actividad requerida para la deseable conservación de dicha pareja. Pone de manifiesto la naturaleza de la pareja como inversión de recursos con fines exógenos a la propia pareja (el amor sería la parte fastidiosa de la pareja, que proporcionaría, a cambio, reconocimiento social, realización del sentido reproductivo de la vida y ausencia de separatidad).

La Crítica a los Mitos del Amor Romántico REFUERZA EXPRESAMENTE este mito (mediante la crítica a los supuestos mitos de la equivalencia y de la pasión eterna o perdurabilidad) al hacer oficial la necesidad de distinguir entre una fase de enamoramiento, donde existe motivación para formar pareja, y una segunda fase de amor (llamada a veces “verdadero amor” para denostar a quienes añoran el enamoramiento como único periodo de felicidad real) en la que la motivación desaparece y debe ser sustituida por el trabajo.

volver a la LISTA DE MITOS DEL AMOR.