jueves, 14 de julio de 2011

hipnótesis

            ¿Y si el ser humano no estuviera concebido para compartir su vida sentimental con una y nada más que una persona?

¿Y si el género pudiera no tener influencia al escoger a nuestro compañero?

¿Y si no la tuviera la edad?

            ¿Y si no la tuviera el parentesco?

            ¿Y si nuestra vida sentimental no estuviera condicionada por la subsistencia o por los hijos?

¿Y si no sintiéramos celos? ¿Y si ninguno de nuestros actos pudiera provocarlos?

¿Y si tuviéramos sueños a los que realmente pudiéramos aspirar?

¿Y si pudiéramos entender?

¿Y si pudiéramos elegir?

1 comentario:

ISABEL dijo...

CREO QUE ESTA ES LA TESIS VERDADERA PERO A TODOS NOS HAN CERCENADO, ESTAMOS CASTRADOS EMOCIONALMENTE. QUIERO PODER QUERER LIBREMENTE SIN QUE YO MISMA ME CULPABILICE POR QUERER A ESE OTRO TAMBIÉN. LA CLAVE ESTÁ EN COMO LUCHAR CONTRA ESTO QUE YA LLEVAMOS ANCESTRAMENTE PEGADOS A NOSOTROS.